CERRONE

En 1976 un distraído empleado de una tienda de discos en París empaqueta un bonche de discos de Barry White sin vender para regresarlos a la compañía discográfica en Nueva York, entre el montón va un disco que no es precisamente igual que los demás.

Ya en Nueva York, un empleado de la compañía recibe el paquete lo abre y ve entre ellos un disco extraño fuera de lo normal, en su portada tenía a un tipo compacto de bigote, vestido con una bata negra sentado con gran actitud viendo hacia el frente, a su lado, una pelirroja desnuda apoyada sobre él y con fondo de película porno.

¡Qué tipo tan extraño ? ¿Qué clase de música hará? Se pregunto el empleado. La curiosidad le gana y escucha en cuanto antes el disco. Le vuela la cabeza y enseguida lo recomienda a un amigo DJ de Nueva York.

El disco era Love in C Minor de Marc Cerrone y es así como comenzó el éxito descomunal del productor y músico parisino.

“Toda mi carrera es realmente un accidente” dice Cerrone.

De niño era hiperactivo y para desfogar su energía, su mamá le compró un juguete parecido a un drum kit, Cerrone se fascinó con ese aparato y a los 17 años ya había formado su primer banda de Afrobeat llamada Kongas, en la que él tocaba la batería.

En el verano del 72 mientras tocaba la batería en las calles de la ciudad de Saint Tropez y su novia pedía algunas monedas apareció el reconocido Productor Eddie Barclay y al escucharlo inmediatamente se interesó en él y en su banda.

Al poco tiempo Cerrone estaba muy interesado en grabar lo que estaba componiendo en solitario. Para cumplir sus fantasías musicales escogió y grabó en los estudios Trident en Londres. El tema del lado A tenía 16 minutos de duración Love in C minor es toda una oda musical setentera al amor y al erotismo. Cuando la escuchó Eddie Barclay le dijo que estaba loco, que nadie iba a querer escuchar eso. Cerrone decidió abrir su propia disquera Malligator e imprimió 5,000 copias. Las cuales distribuyó principalmente en Francia.

Versión original

Versión corta

Ya sea que románticamente como dijimos al principio; de cómo el disco de Cerrone cruzó el Atlantico y llegó hasta Nueva York, o que posiblemente él mismo lo haya empaquetado y mandado, era un hecho que su música gustaba en la gran manzana.

“Un amigo estaba en un club en Nueva York, pusieron mi canción, él me llamó y me dijó; eres todo un hit por aquí. Yo no podía creerlo, asi es que eventualmente tomé un vuelo a Nueva York”

Cerrone comenta que caminó hasta la primer compañía discográfica que encontró se paró cuan pequeño es y como escena de película de comedia gringa dijo “Love in C Minor es mi canción”. Ahmet Ertegün dueño de Atlantic Records le ofreció un contrato de 7 años por 3 álbumes.

En 1977 Cerrone lanza Cerrone´s Paradise y comienza a realizar un tour por todo Estados Unidos y Canadá.

El nuevo sonido de sintetizador de Giorgio Moroder comenzó a llamar la atención en las pistas de baile pero Cerrone no se inquietó, consiguió uno y lo puso a sonar “Estas máquinas dieron paso a un sonido completamente nuevo”, dijo. “Inmediatamente, me senté y compuse, Supernature”.

La canción se convirtió en su mayor éxito y una vez más parecía música difícil de vender para los ejecutivos de discos. “Cuando la tocaba para mi productor, me regañaba: ¿qué es eso? ¿Por qué no haces música como antes? Le respondí:” Sólo hago música que me gusta. Ese es mi trabajo. No me importa si vende. Ese es tu trabajo “

Supernature vendió más de 8 millones de copias; su antiguo jefe lo llamó y le dijo “Tenías razón”.

Cerrone se muda a Nueva York siendo ya una estrella Disco y se codea con la crema y nata de NY, como Andy Warhol y Jean Paul Gaultier.

Durante la década de los ochenta y ya casi terminada por completa la escena Disco. Cerrone se concentró en producir grandes conciertos y eventos en Estados Unidos, Japón y Francia. Así como soundtracks de películas.

En 1986, entristecido por un divorcio y una adicción a la cocaína, Cerrone se encontraba muy deprimido en Los Angeles cuando Jack Lang, ex-ministro francés de cultura, le pidió que organizara una ópera de rock en Le Trocadéro.

El compositor aceptó y pidió a los miembros de YES y Earth Wind & Fire que se unieran a él. El resultado: un increíble espectáculo de luz láser. Enseguida el mísmo ministro le pide que arme otro show ahora para el bicentenario de la Revolución Francesa en La Concorde.

Ya a principios del milenio varios DJ´s y Productores comienzan a retomar los sonidos de Cerrone. Siendo el más famoso Bob Sinclair el cual saca un disco llamada Cerrone by Bob Sinclair donde re-edita las canciones de Cerrone en versiones más actuales. La música de Cerrone renace y es sampleada por artistas como: The Avalanches, Modjo, Daft Punk o Massive Attack.

 

Una nueva generación de músicos y DJ´s aclamaban y agradecían el camino pavimentado en la música bailable por Cerrone. Pero la gente quería más de él, aparte de seguir componiendo música lo alentaron para ser DJ. Cerrone al principio se rió de la idea. “¿Yo, un DJ?”, Se burló. “¡Soy un músico!” Sin embargo, intrigado, consultó a algunos amigos, entre ellos David Guetta y Bob Sinclar. Y por una vez lo hicieron cambiar de opinión.

2016 fue un año bastante movido para el Productor y DJ de 64 años, tocó como DJ en varios lugares de Europa, así como en el Glastonbury. Como Productor lanzó en febrero el EP Afro, y en octubre un LP llamado Red Lips bajo su mismo sllo Malligator y cuenta con colaboraciones de Kiesza y Alexis Taylor de Hot Chip entre otros.

Por extraño que parezca y a pesar de la fama que tuvo en su momento, Cerrone no es un personaje tan reconocido en el mundo musical, ni en gran parte del mundo. Por ese motivo le dedicamos este post ya que sin duda es una pieza clave en la anatomía de la música actual.

Les dejamos un pequeño documental que hizo la revista Pitchfork sobre Marc Cerrone.

 

Category: EscuchaVideo

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Article by: admin_mondo83