DAVID MANCUSO ¿HÉROE O VILLANO?

Para muchas personas que les gusta la fiesta, les es desconocido el nombre de David Mancuso. Lo que sí conocen son las fiestas en departamentos o los clubes nocturnos, ya que en nuestros días son una forma de diversión habitual. La importancia de Mancuso radica en que fue un arquitecto y precursor para bien o para mal de esa manera en que ahora nos divertimos.

Nació y creció en un pueblo del estado de Nueva York llamado Utica. Hasta los cuatro años David estuvo internado en un orfanato dirigido por monjas, las cuales organizaban fiestas para los niños en amplias salas con música y globos de colores. El propio David reconoció en algunas entrevistas después, que esas fiestas dejaron en su personalidad una influencia notable a la hora de desarrollar su idea de crear fiestas para que la gente fuera sencillamente feliz escuchando música juntos. Y en sus fiestas nunca faltaron los globos.

A los 18 años se mudó a la ciudad de NY, con grandes expectativas pero con poco dinero rentó un pequeño departamento en el Upper West Side de Mahattan, trabajando durante algún tiempo en empleos temporales de poca monta, Un día consigue introducirse en el mundo de la compra-venta de antigüedades donde mejora considerablemente sus ingresos económicos.

Con mayores recursos, Mancuso se muda a la calle de Broadway, teniendo la suerte que su departamento se encontraba en una zona comercial, donde locales y oficinas cerraban a mas tardar a las 6 de la tarde quedando él solo varias calles a la redonda.

David no tarda en comprender lo que sucede y a finales de los sesenta comienza a organizar ocasionalmente fiestas privadas en su departamento, invitando a amigos y conocidos ,y siendo él el DJ.

En 1970, teniendo algunos problemas para pagar la renta, Mancuso empieza a pensar como un hombre de negocios, teniendo en cuenta el potencial del lugar donde vivía y con la ayuda de su amigo Steve Abramowitz lanza el 14 de febrero de 1970 la primera fiesta oficial llamada “Loves Save the Day”. En ese momento su departamento deja de ser un loft común y se convierte en The Loft. Ahora Mancuso no financió las fiestas como en las ocasiones anteriores sino que ahora los invitados pagarían un cover. Término que nunca uso ni le gustó a Mancuso el prefería llamarlas “aportaciones económicas” estas se utilizaban regularmente para mejorar la calidad del sonido y comprar artículos para ambientar The Loft.

Las fiestas comienzan a realizarse semanalmente a partir de 1971, no sólo se cuida la música y el sonido sino también los invitados. No se podía entrar a The loft sin invitación, y su lista de invitados era realmente variada; desde músicos y DJ´s, hasta gente del mundo del arte, hombres de negocios y mucha gente de la comunidad gay de Nueva York, algo que fue una de las claves del éxito de sus fiestas.

Las fiestas iniciaron con una asistencia de 200 personas, pero pronto se remodeló el lugar para aumentar su capacidad a 300 asistentes.

Las fiestas consiguieron llamar la atención de la escena underground de Nueva York ya que al no realizarse en una discoteca o bar tradicional se respiraba un aire diferente, y se vivía un ambiente más exótico pero cordial. La gente se respetaba, y si no respetabas no volvías a ser invitado.

Algunos dueños de centros nocturnos tomaron las ideas de Mancuso y las llevaron al extremo; como es el caso de Steve Rubell dueño del Studio 54. Rubell comprendió el atractivo de la selectividad del “solo con invitación” o la famosa cadena. Algunas noches Rubell mantuvo a casi todo el mundo parado afuera y sólo llegó a admitir a100 clientes. El efecto de esa medida de discriminatoria si se puede llamar así, fue irónicamente que aumentara la popularidad y exclusividad del club durante el transcurso de mediados y finales de los setenta.

Por su parte, las fiestas en The Loft incubaron a grandes DJ´s, así como multiplicando fiestas con un estilo similar; como es el caso de Larry Levan con su famoso Pardise Garage, o The Gallery en el Soho comandado por Nicky Siano. De hecho en The Loft Larry Levan  ocupaba las tornamesas cuando por alguna razón David Mancuso se encontraba ocupado.

larry-paradise

Un desafortunado derrumbe en el edificio de enfrente en 1974 puso la zona en alerta de las autoridades. Con la policía resguardando el área las fiestas en The Loft comenzaron a interrumpirse, dando como resultado un cambio de sede al número 99 de la calle Prince, pero las fiestas no reiniciaron inmediatamente, sino hasta 1975,  ya que este vecindario no era como el anterior, aquí si habitaban personas y se oponían a la realización de las fiestas. Como fuese Mancuso se las supo arreglar y siguió organizando las fiestas hasta 1984.

En 1984 se pone en venta el edificio y Mancuso tiene que buscar una nueva locación, la encuentra en Alphabet City, un barrio del East Village de New York, pero debido a la ubicación Mancuso pierde clientela y convocatoria. Esto marca el fin de las loft parties. Todavía a mediados de los noventa Mancuso intenta en dos locaciones más revivir la llama de las fiestas pero su mejor época ya había pasado.

De cualquier forma las fiestas siguieron realizandose, pero ya sin la dirección de Mancuso.

Al dejar la organización de las fiestas, Mancuso se volvió un completo audiófilo, término que se refiere a personas que están clavadas en el sonido de alta fidelidad, y están en busca constante de formas y métodos para perfeccionar la calidad del sonido.

MANCUSO COMO DJ

Mancuso tenía una forma particular de poner música, no mezclaba, no le gustaba hacerlo porque respetaba tanto la música original que le parecía una ofensa no permitir dejar sonar toda una canción de principio a fin. Fue un selector de música, más que un DJ, y un narrador musical, ya que en varias ocasiones las canciones estaban estratégicamente acomodadas para contar una historia.

david-mancuso-dj

LA CREACIÓN DE LAS RECORDS POOL

En las fiestas en The Loft, Mancuso escuchó constantemente que muchos DJ´s que hablaban entre ellos, comentaban que no podían comprar todos los discos que ellos quisieran, entonces se dió cuenta que podía crear algo que podría beneficiar a la música en sentido general. Y creó la New York Record Pool.

La NYRP era una asociación de DJ´s sin fines de lucro en la que las disqueras mandaban sus producciones y estas se compartían con todos los DJ´s asociados. Si a un DJ le gustaba lo que escuchaba lo ponía en su próximo set. Empezó con 25 miembros y en poco tiempo ya eran más de 300.

A Mancuso le tomó mucho tiempo y esfuerzo realizar este proyecto; por consiguiente pedía a los miembros que lo tomaran con la mayor seriedad posible. El concepto se extendió por Estados Unidos y llegó un punto donde la New York Record Pool se autogestionaba sola, después en 1978 quedo a cargo de Judy Weinstein, un miembro del equipo de las loft parties.

De hecho, en la serie “The Get Down” de Netflix, aparece documentada una record pool, la cual es  manejada por una chica llamada Leslie Lesgold, la cual no fue un personaje real.

Mancuso murió el lunes pasado a los 72 años y puede ser considerado como una figura controversial dentro de la historia de la música. Pero su amor genuino por la música y sobretodo el amor por compartirla, hicieron que ganara en 2004 su lugar en el salón de la fama de la música bailable.

En el 99 y 2000 Mancuso curó dos series de compilaciones llamadas “David Mancuso presents The Loft, Volumes One and Two” editados bajo el sello inglés Nuphonic.

 

Category: EscuchaVideo

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Article by: admin_mondo83