RICHARD BONE, DEL ANONIMATO AL ANONIMATO

Pocos han escuchado hablar de Richard Bone, una leyenda, un pionero, y uno de los mas importantes Productores de música electrónica experimental de la escena neoyorkina.

Como saben, nos encanta re-descubrir y re-valorar personajes, y aquí les contamos un poco sobre este héroe musical casi anónimo, que sigue en activo produciendo sonidos.

Nacido en Atlanta Georgia, Richard comenzó a crear música influenciado y maravillado por los sonidos electrónicos que contenía el álbum homónimo de The United States of America de 1968.

En la década de los setenta estudió teatro en Nueva York y compuso música ambiental para varias obras independientes. De hecho, en aquél período, el conservatorio de Nueva York utilizó su música para varias obras y videos.

En 1981 se une al grupo de Synth-wave Shox Lumania, una banda músico-teatral con mucho énfasis en la coreografía y en el vestuario. Solamente grabaron un LP llamado Live at the Peppermint Lounge.

Antes y durante su estancia en la banda, Bone estuvo editando algunas producciones en solitario, pero no fue hasta 1983 cuando lanzó Brave Tales en Survival Records , con este LP  alcanza mayor reconocimiento por parte del medio underground. En ese mismo año lanza también el LP Joy of radiation el cual tuvo muy buena aceptación.

En 1991, Richard comienza su propio sello, Quirkworks Laboratory Discs, permitiéndole libertad para crear música de carácter más experimental. Sus dos primeros lanzamientos, Quirkwork en 1993, y X Considers Y en 1994, fueron algo similares al estilo synth-pop de sus discos anteriores,  también fueron las últimas grabaciones de larga duración que incluyeron el trabajo vocal de Richard.

Poco a poco la música de Richard fue mutando a un sonido más experimental, más ambiental, hasta llegar a crear composiciones de estilo New Age, como en los discos Vox Orbita de 1995, y The Eternal Now  de 1996.

En 1998 cambia ligeramente la fórmula musical, y graba el aclamado Electrópica. Un homenaje a los maestros del Bossa Nova, Antonio Carlos Jobim, Luiz Bonfa y Joao Gilberto. Richard dedicó un año de su vida al estudio de la Bossa Nova de los años 60, y en particular a la música de Antonio Carlos Jobim.

A principios de 1999, Bone lanza Coxa, trabajo que estuvo influenciado por los maestros de jazz de los años 60, Creed Taylor, Rudy Van Gelder, Cal Tjader y Dave Pike.

Para el nuevo milenio, en 2001 Richard compone Tales From the Incantina un proyecto de corte ambiental inspirado en la cultura y filosofía Tolteca, influenciado por su visita a México a las ruinas de las antiguas civilizaciones Maya y Tolteca.

En la misma década continuó editando discos de sonidos ambientales y estilo New Age. De hecho, estuvo nominado en varias ocasiones en los NAR Lifestyle Music Awards organizado por la website Zone Music Reporter en las categorías de mejor álbum ambiental y mejor álbum electrónica.

Y para demostrarnos que  esta en plena forma a sus 65 años, Richard Bone lanzó en enero de este año el álbum AERA , una colección de rarezas ambientales downtempo, pero con cierto groove.  Y hace apenas una semana lanzó su último LP llamado Age of Falconry.

Category: EscuchaVideo

Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Article by: admin_mondo83